miércoles, 11 de noviembre de 2009

la rabia me repasa cada poro de la piel, y tú que no te das cuenta. que no quieres hablar. pues vale, no hablemos, follemos. hagámoslo como conejos, o como perros en celo que suena más porno. estoy enfadada y tú sigues sin darte cuenta. te lo advierto, no te voy a dejar pasar una. me tiro sobre ti en la cama, te arranco el pantalón, te muerdo, te clavo las uñas, te vuelvo a morder y empieza el conjunto de movimientos acrobáticos al ritmo de jadeos casi inhumanos. tanta agresividad te asusta, lo sé, lo noto en tus ojos. tu espalda está roja y mis dientes se señalan en tu cuello... pero serás cabrón, ¡esto te pone más aún!; mírate, míranos. parece que estoy a punto de devorarte literalmente y tú que te dejas. estás cachondísimo. te gusta, y a mí me gusta que te guste. creo que lo voy a hacer más amenudo y curiosamente se me ha pasado el enfado.

6 comentarios:

  1. Siempre digo que la ira y el sexo van cogidos de la mano.

    Beso!

    ResponderEliminar
  2. Para amar, es imprescindible dejar de odiar. Un gran beso

    ResponderEliminar
  3. También paso por este tu otro lado. Un placer...

    Saludos y un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. "para no sucumbir a la tentación del precipicio la mejor terapia es el fornicio" o algo así era.
    Te dejo un beso.

    ResponderEliminar
  5. el amor y el odio son vecinos... jodidos vecinos.

    ResponderEliminar